Cómo evitar la temida humedad en las ventanas - Vemax | Las ventanas del confort
15779
post-template-default,single,single-post,postid-15779,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Cómo evitar la temida humedad en las ventanas

humedad-en-las-ventanas-cmo-evitarla

Cómo evitar la temida humedad en las ventanas

Estamos en pleno frío del invierno y seguramente estamos experimentando en nuestras viviendas mayor condensación en las ventanas

 

Estamos en pleno frío del invierno y seguramente estemos experimentando en nuestras viviendas mayor condensación en las ventanas. Si estás leyendo este post es porque estás pensando en qué puedes hacer para evitar otro año más esta situación en tu vivienda. Vamos a intentar darte algunas recomendaciones.

En primer lugar queremos explicarte por qué se produce esta situación. Concretamente, es debido a que la humedad y el vapor del interior de la estancia es muy alto y por tanto la condensación se manifiesta en los elementos como el metal o el vidrio que tienen menos temperatura. Esta humedad se muestra en forma de pequeñas gotitas (estado líquido) que aparecen sobre un vidrio. Generalmente suele aparecer a primeras horas de la mañana, ya que la temperatura del interior de la vivienda es alta en comparación a las bajas temperaturas del exterior. Los efectos de esta condensación puede ser la aparición de hongos o moho, vaho, dificultades para calentar la casa, etc, e incluso puede provocar efectos en la salud como es el asma o las cefaleas.

Por tanto, queda claro que la calidad de los componentes de las ventanas es muy importante si queremos evitar o reducir esta situación. Analicemos cada uno de ellos para ver qué aspectos podemos mejorar o debemos tener en cuenta a la hora de elegirlos:

  • Vidrio: siempre será mejor si es un vidrio doble que simple y además si es doble habría que analizar la condensación en cada uno de los dos vidrios y en la cámara para averiguar si puede ser debido a un problema de sellado. Además, lo ideal es que el vidrio sea bajo emisivo, lo que quiere decir que bloquea la transmisión de energía, consiguiendo que el vidrio interior esté menos frío por lo que hay menos riesgo de condensación.
  • Perfil: Para evitar este tipo de situaciones, se recomienda utilizar en los perfiles de las ventanas materiales que tengan un alto aislamiento térmico que eviten la condensación y la transmisión de frío-calor entre el exterior y el interior. Una de las opciones más interesantes es el PVC, dado los valores elevados en cuanto a aislamiento térmico.
  • Persiana: Poner una ventana de calidad pero que la persiana no lo sea puede hacer que ésta última sea el foco del problema, por lo que es importante elegir una que esté a la altura de la ventana instalada.

Además de tener en cuenta la calidad de los componentes de la ventana, existe una recomendación básica: realizar una correcta ventilación, a ser posible 3-4 veces al días durante 2-3 minutos. Es más efectiva cuanto más frío hace en el exterior, por lo que se debe realizar incluso con lluvia o niebla. Una opción cada vez más utilizada y que permite aportar una ventilación continua en la vivienda, es la de la colocación de aireadores en los marcos de las ventanas. Estos sistemas permiten que el aire entre de forma continuada dentro de las viviendas sin necesidad de abrir las ventanas.

Si no quieres seguir sufriendo más inviernos esta humedad recuerda: presta atención a la hora de elegir los materiales de tu ventana y ventila todos los días. En esta ocasión no solo hablamos de diseño y calidad sino que nos encontramos con posibles problemas de salud que se pueden evitar a tiempo.

Si necesitas asesoramiento personalizado no dudes en contactarnos y te asesoraremos.

Comparte en redes