VENTANAS Y PUERTAS DE MADERA: NATURALIDAD Y AISLAMIENTO


PEDIR CITA CON VEMAX



 

Si necesitas asesoramiento en un nuevo proyecto o reforma, en Vemax estaremos encantados de atenderle. Puede contactarnos vía teléfono, por email o el formulario de contacto de nuestra web y se concertará una cita con un comercial técnico que le informará de todo y resolverá sus dudas.

Aunque todos los productos tienen su garantía, se puede conseguir que la vida de los productos sea más duradera, manteniendo siempre el funcionamiento del primer día


Ventanas de madera instaladas por Vemax

 

Si elegimos la madera para nuestras ventanas y puertas estaremos optando por un material que proporciona acabados naturales y a medida y que cuenta también con muy buenas propiedades en cuanto a aislamiento térmico, acústico y eléctrico. Al ser un material natural, también ofrece propiedades saludables, ya que absorbe las radiaciones electromagnéticas de móviles, ordenadores o televisores, y tiene la ventaja de ser un recurso renovable, reciclable e inagotable.

 

Además de todo esto, optar por la madera en tus ventanas y puertas te permitirá reproducir cerramientos únicos y a medida, lo que supone que contarás con grandes posibilidades a nivel de diseño y arquitectura, para que todo se adapte a tus gustos y a la estética de la vivienda. De hecho, la madera ha sido uno de los elementos más antiguos utilizados por el hombre para la construcción de sus viviendas.

 

Junto a esta adaptabilidad del material, también podríamos destacar que ofrece un bonito acabado, sobre todo si tu vivienda cuenta con un estilo tradicional o rústico, por ejemplo. Además, es muy resistente a los ambientes agresivos, salinos o corrosivos y permite ahorrar energía en todas las fases del proceso constructivo. La fabricación de una viga de madera consume 15 veces menos energía y emite sólo la cuarta parte de CO2 a la atmósfera.

 

En cuanto a los tipos de madera que empleamos en nuestras ventanas y cerramientos, están la de Cedro, que es duradera, ligera, muy estable y se trabaja muy bien. Al laminar este tipo de madera, el tronco constructivo que se obtiene es un 70% más fuerte que una tabla normal de madera o un tronco entero. El aceite de cedro que se encuentra dentro de este tipo de madera de manera natural hace que sea resistente a la putrefacción, los hongos y los insectos.

 

También utilizamos la madera de Iroko, proveniente de África Ecuatorial, muy estable. Para climas de humedad alta y constante, con el clima costero o mediterráneo, es más que recomendable. De hecho, este tipo de madera es la más indicada por la mayoría de arquitectos para la carpintería exterior, para así minimizar problemas en mantenimiento y obtener una mayor resistencia ante la intemperie, la aparición de hongos o el resecamiento.

 

Otro de los tipos de madera es la de Pino, que tiene una buena adaptación a la impregnación, la mecanización y el procesamiento. Es una madera de gran resistencia para utilización en estructuras con cualidades excepcionales para otro tipo de aplicaciones y es muy abundante en la península ibérica. Además, se puede disponer de piezas de pino certificadas y clasificadas para cualquier diseño o proyecto.

 

Tratamientos de acabado

 

Con el tratamiento adecuado con elementos de base agua de bajo impacto ambiental, la madera se convierte en una materia prima extremadamente eficiente, duradera y estética.

 

La imprimación y el fondo se aplican con un sistema de flujo continuo a baja presión totalmente automatizado y en el cual las piezas se impregnan por igual en todas sus caras, dando una protección incluso en las partes no visibles. Los tintes durante esta fase tienen propiedades bactericidas y fungicidas y tratan de evitar un cuarteado por cambios de temperatura y humedad.

 

En el acabado, se aplican pigmentos con óxido de hierro que minimizan la absorción de la radiación solar y evitan el cambio de color en el futuro. Para completar el ciclo se realiza un acabado con base agua que puede aplicarse desde translúcidos a opacos, dando a la madera un tacto suave y sedoso con una gran protección.

 

Mantenimiento

 

Hay que tener en cuenta que la madera requiere un mayor mantenimiento, ya que hay que tratarla regularmente para evitar su deterioro y que la ventana se mantenga en buenas condiciones y conservando todas sus funcionalidades. El tratamiento de ciclos de barnizado aplicados a la madera hace que ésta permanezca elástica, impermeable y resistente a choques y abrasiones y el revestimiento garantiza al elemento natural de la madera una excelente transpiración. De esta forma, la madera se mantiene fuertemente activa contra el deterioro de los agentes atmosféricos, frío, calor, hongos, rayos de sol y humedad.

 

De esta forma, una o dos veces al año hay que aplicar con un paño el barniz que te recomendamos tras la instalación.

 

Este material permite también una gran versatilidad en cuanto a tipologías de apertura, tipos de vidrios y acabados, de forma que puedes elegir entre una gran variedad de gamas de color y lacados. De hecho, podemos conseguir cualquier tonalidad que desees o, incluso, optar por una ventana de madera bicolor, de forma que el exterior sea diferente del interior. Además, pueden ir con hoja recta, de tal manera que el acabado visual puede ser tanto tradicional como moderno y actual.

 

Tipos de apertura disponibles:

 

En cuanto a los tipos de apertura disponibles para ventanas y puertas de madera, puede consultar sus ventajas en los siguientes enlaces:

 

 

Para más información o para recibir un asesoramiento experto por parte de nuestros técnicos, escríbanos y nos pondremos en contacto con usted:

 

    Email (*)
    Teléfono (*)

    ARQUITECTOS